miércoles, 14 de diciembre de 2011

El Cristo de Limpias, sus peregrinos y sus fotógrafos

A partir de marzo de 1919 se corrió a los cuatro vientos la noticia de que en Limpias sucedían hechos extraordinarios. Diversas personas afirmaban que la imagen del Cristo de la Agonía, que se venera en la Parroquia de San Pedro de Limpias, movía los ojos, sangraba y sudaba.
Peregrinaciones procedentes de todas partes empezaron a llegar a la villa de Limpias, y se dice que en los seis meses siguientes superó los cien mil visitantes.
Para saber más sobre los sucesos de Limpias, adjunto dos enlaces:  corazones   y   akasico
Tan enorme número de peregrinos generó una oportunidad de negocio para vendedores de recuerdos, y fotógrafos que retrataban a los peregrinos ante la iglesia de Limpias: versión religiosa de los minuteros a los que aludíamos en los post anteriores.
En el libro "Cien años de fotografía en Cantabria" (Lunwerg, 1987), Bernardo Riego dice que "el hijo mayor de Aniceto González, Pachín, nos comentaba en 1980 que su padre llegó a vender hasta 200 postales diarias del Cristo, a una peseta cada ejemplar".
En la imagen que encabeza el post aparece una familia de peregrinos, y a su derecha se puede apreciar el escaparate de una tienda de recuerdos.
Muchos fotógrafos editaron tarjetas postales para su venta a los peregrinos:
- Leoncio A. Marugán, de Limpias
- Librería Religiosa de Benito Hernández, de Santander
- Ediciones Victoria, de Barcelona.
- A. Fuertes, de Santander
- Foto Puente, Viuda de Fons, de Santander
- J. Martínez, de Santander
- Fot. Lacalle, de Santander
- Aniceto González, de Santander
Iré añadiendo más a la lista, a medida que tenga constancia.


Los retratados en la imagen superior están todos identificados al dorso, y son el senador romanonista Avelino Zorrilla de la Maza, Quirós (magistrado), Peláez (Presidente de la Audiencia), Serna (fiscal), Movellán (juez de Santoña y su hijo) y Melero (Habilitado de la Audiencia). El joven con botas y con una gorra en la mano que hay a la izquierda tiene aspecto de ser el chófer que les condujo allí.
A continuación reproduzco una de las tarjetas postales con imagen del Cristo de la Agonía, que vendía el fotógrafo local Leoncio Marugán, y más abajo una vista del interior del templo con peregrinos, editada por la Casa Fuertes, que fue el más importante editor santanderino de postales en la época.


No hay comentarios: