sábado, 30 de abril de 2016

Paseos por el Túnel (el Rastro de Santander). Algunos hallazgos fotográficos.

Para un coleccionista suele ser obligada la visita al Rastro dominical, en el caso de Santander se celebra (todavía) en el Túnel, o si preferimos utilizar el nombre oficial en el Pasaje del Ministro Alfonso Peña, o abreviando Pasaje de Peña. Quien tenga curiosidad sobre la historia de esta vía urbana abierta en 1943 puede leer mi post de 11 de marzo de 2012.
La cuestión es que en una ciudad lluviosa, como es el caso de Santander, resulta un privilegio disponer de un Rastro cubierto para deambular en la mañana de un domingo a la caza de tesoros (pocos) entre la mugre (mucha), pero el coleccionista no es persona con remilgos ni que caiga fácilmente en el desánimo, e insiste domingo tras domingo, y a veces, sólo a veces, consigue volver a casa ufano con una foto antigua, un libro, o un artilugio de dudosa utilidad, todo ello amenizado con algunos ratos de tertulia con otros coleccionistas. Reconozco que es mi caso.
Muestro aquí algunos de estos últimos hallazgos, que para los coleccionistas tienen valor (ojo!, no confundamos valor y precio).
 
Este retrato llamó mi atención hace unas semanas, apoyado en el suelo entre diversos cachivaches. Al tomarlo en mis manos y leer la dedicatoria, me llevé la sorpresa de que el retratado era nada más y nada menos que el Dr. Pío del Río Hortega (1882-1945) eminente investigador que destacó en el campo de la histología, especialmente en el estudio del sistema nervioso, propuesto en dos ocasiones al Premio Nobel de Medicina (1929 y 1934), y que se exilió en Argentina al término de nuestra Guerra Civil. El retrato está dedicado a su alumno el psiquiatra Dr. José María Aldama Truchuelo (1900-1970) que en 1930 fue nombrado Jefe del Servicio de Neuropsiquiatría y Neurocirugía de la Casa de Salud Valdecilla de Santander, y desde 1958 Director del Hospital Psiquiátrico de Cueto (Santander).
 
Retrato del Dr. Pío del Río Hortega, Fot. Padró, Huertas, 70, Madrid. Circa 1929
 
 
Retrato del Dr. Pío del Río Hortega, detalle de la foto anterior
 
 
Retrato del Dr. Pío del Río Hortega, detalle de la dedicatoria
 
También hace algún tiempo, el  11 de Julio de 2012, dediqué un post a la Sociedad de Amigos del Sardinero, que como podemos comprobar por la foto, contaba entre su personal con un "botones". La foto apareció en el rastro, y aquí posa el mozo luciendo un ostentoso uniforme, y una gorra con la que probablemente no pasaba desapercibido.


Botones de la Sociedad de Amigos del Sardinero. Sin indicación de autor. Circa 1910.



Botones de la Sociedad de Amigos del Sardinero. Detalle de la fotografía anterior.
En el capítulo de artefactos de diversa utilidad, hace varias semanas encontré entre los trastos que ofrecía un vendedor una pieza que buscaba hace tiempo: una pequeña guillotina para fotos con borde dentado, de las que se utilizaban en la primera mitad del siglo XX y que daban a las fotos ese acabado característico. Un trasto más para satisfacer mi síndrome de Diógenes. 

Guillotina para fotos con corte dentado


Y ahora, la guillotina en acción. Mi primer experimento subiendo videos a la bitácora.

 
video
 

Eureka!!!!

domingo, 10 de abril de 2016

Minuteros en acción

Son varias las entradas que he dedicado en esta bitácora a los fotógrafos minuteros, que junto con los fotógrafos de feria conformaron el más humilde peldaño de su profesión en la primera mitad del siglo XX. Los enlaces a ellas son los siguientes:
En la segunda de estas entradas ya publiqué la imagen de un minutero en acción con su bata blanca, en la pérgola de los Jardines de Piquío de El Sardinero, procedente de una tarjeta postal editada por la Editorial Arribas, de Zaragoza, una de las casas editoras de tarjetas postales más dinámicas y activas en los años 40 y 50. Al tratarse de una postal al bromuro tiene una gran calidad de imagen.
Detalle ampliado de tarjeta postal de Ediciones Arribas, circa 1950.
Tarjeta postal de Ediciones Arribas, circa 1950
Hoy, ordenando mi colección de postales, encontré otro minutero (quizás el mismo?) entre la nutrida concurrencia de paseantes por los Jardines de Pereda, en otra tarjeta postal del mismo editor.
Tarjeta postal de Ediciones Arribas, circa 1950
No resulta difícil comprender porqué hasta ahora no había reparado en él, pues se trata de un plano muy general y está a la sombra parcialmente oculto por una farola, pero ampliando la imagen lo vemos enfrascado en la labor de revelado, también con "uniforme de trabajo". 
Detalle ampliado de la anterior tarjeta postal de Ediciones Arribas, circa 1950
También aparece a la izquierda de la imagen otro personaje habitual de los Jardines de Pereda, y del Sardinero, el vendedor de barquillos con su almidonado sobrero blanco de cocinero, que todavía yo he conocido en mi niñez, y que pregonaba su mercancía "al rico gofre parisién!!!".
Detalle ampliado de la anterior tarjeta postal de Ediciones Arribas, circa 1950
Otra imagen, en este caso más antigua, de los años 20, es la de este minutero en la playa de Suances, en una postal realizada por la Fototipia Thomas, de Barcelona, para una edición de M. Herrero, de Torrelavega.
Tarjeta postal de Fototipia Thomas, edición de M. Herrero, circa 1920 
Estas imágenes de minuteros realizando su trabajo, han sido obtenidas por otros fotógrafos profesionales, reporteros gráficos, leiquistas o fotógrafos de estudio, en muchos casos anónimos, que en algún momento recibieron el encargo de un editor de tarjetas postales para  obtener imágenes de una ciudad y editar series para vender como recuerdo a los veraneantes.
En muy pocos casos las tarjetas postales nos ofrecen el nombre del fotógrafo que obtuvo las imágenes, por ello no quiero dejar pasar la ocasión de mostrar una tarjeta postal de Pamplona en la que los fotógrafos se retrataron a sí mismos.
Pamplona. Jardines de la Taconera. Tarjeta postal de Postales Vaquero. Foto Rupérez. Circa 1960


Detalle ampliado de la anterior tarjeta postal de Postales Vaquero, circa 1960
Detalle ampliado de la anterior tarjeta postal de Postales Vaquero, circa 1960
Hace unos meses tuve ocasión de fotografiar al minutero de Segovia D. Ángel Román Salas, en activo desde 1942, y a sus 87 años dirigiéndose con la cámara al hombro a su lugar de trabajo habitual, en la calle Real.